Anuncio de Bankinter – Pues claro que lo has visto

No, no ha pasado desapercibido. No, no ha sido casualidad.

El anuncio del año

Un anuncio digno de mención no sólo por el aporte emocional sino por la complejidad. Un banco hablando de dinero y sentimientos. Esto de primeras ya parece una misión imposible. Se entienda o no de publicidad se puede afirmar de que se trata de una obra maestra. ¿Muchos piropos? Puede ser, pero no es para menos.

Oportunismo

Puede que muchos piensen que ha sido toda una triquiñuela para hacer esto cuando más está “doliendo” el dinero: el puñetero coronavirus.

Nada más lejos de la realidad. Esta campaña lleva preparándose un año y se iba a lanzar en el presente abril. Ya estaba todo a punto. No creo que nadie se ha olido nada de esta pandemia porque “esas cosas les pasan a otros países, a nosotros no”, pensábamos. 

3,2,1, ¡ya!

Cuando se presentó el nuevo escenario decidieron introducir algunos cambios en la letra y los detalles más técnicos de la oferta que ofrecían. Y como a todos les ha pasado también lo tuvieron que hacer desde casa, ¡olé!

Como resultado vemos un mensaje emotivo donde un banco habla claramente del dinero, pero con un arte imposible. Aquí tenéis la letra:

Dicen que al mal tiempo buena cara. Que has salido de peores. Pero el dinero es cobarde y contagia sus temores. El dinero no es dinero, el dinero es el esfuerzo. Lo difícil que es ganarlo y lo sencillo que es perderlo. Esto pasará seguro. Este no es nuestro destino. Lo importante aquí es que nadie se quede por el camino. Volverán esos momentos de las cosas cotidianas. Una cena con amigos, un beso cada mañana. De gastarlo en cosas simples que hoy parecen muy complejas. Cumpleaños infantiles, sonrisas de oreja a oreja. Vacaciones en la playa con verbenas en las plazas. Y brindar por esos días que nos quedamos en casa.

Redondo

Esta letra se acompaña de imágenes de distintos billetes comunicando de forma gráfica la letra de la canción. Esto impacta, pone los ojos preparados para el lagrimón y sorprende, sorprende mucho.

Imagínate esa misma letra leída por un señor o señora con un tono serio con un fondo azulado, porque el azul es confianza ¬¬, con una tipografía sin serifa muy clarita y limpia a modo de resumen. Algo parecido a los anuncios de BBVA. Me abuuuuurrooooooo!

Finalmente se explican los aspectos tangibles de lo que se está ofreciendo: no pagar la cuota de autónomo, la hipoteca incluso a aquellos que no cumplan los requisitos y más cosas. Estas medidas ya os las leéis que Bankinter no nos paga.

Estrella Damm

Un tono parecido se usó en el anuncio de Estrella Damm trasladando la preocupación sobre el medioambiente. Y tampoco era casualidad. La empresa había adoptado muchas medidas para contaminar lo menos posible y esta campaña se creó para darle visibilidad. 

IKEA

Esto es raro. IKEA haciendo un anuncio anticonsumista para consumir. Este es mi anuncio español favorito, sin duda!

Llegados a este punto sabemos que para vender hay que tocar las emociones porque el cerebro emocional es el que decide para comprar, el racional sólo se encarga de crear la excusa para hacerlo. Cualquier marca por muy pequeña que sea debe analizar su entramado: producto, clientes, distribución, fabricación… Todo lo que comprende la marca o negocio en general para volcarlo a través de sus valores y aspectos únicos comunicados a través de las emociones del receptor. Un trabajo no apto para encasillados. Lo que nos queda es aprender de los grandes y aplicarlo aunque sea de un modo amateur.

Y tú, ¿cómo vas a emocionar a tus clientes?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar