¿Qué nombre le pongo a mi marca?

Si estás diseñando tu nueva marca has venido al lugar adecuado. Si quieres saber más o quieres replantear el que ya tienes también.

¡Comencemos!

El nombre de la marca suele ser uno de los mayores retos para comenzar un proyecto. Incluso una vez que trabajas con uno te pueden asaltar las dudas de si es el idóneo. Fuera introducciones aburridas y vamos al grano.

via GIPHY

Reflejarte a ti misma

Este es un error en el que caen muchísimas pequeñas marcas y negocios. Recuerda que a quien se debe colocar en el centro es al cliente. Hay que crear un nombre con el que se sienta identificado. Este es un tema muy amplio y dará para otra entrada para hablar del diseño de una marca.

No caigas en “porque a mi me gusta“, “porque yo lo hago así”, “porque así soy yo”. Hay una sutil diferencia entre hacer felices a los demás y que los demás te vean feliz. Las dos son buenas, pero la primera te convertirá en una marca de verdad.

via GIPHY

Añadir palabras random

Nos referimos a “adornar” el nombre elegido con: complementos, bisutería, artesanía, creaciones, joyitas, cositas de (introduce nombre), by (introduce nombre), por (introduce nombre), fashion, oficial… Sabemos que en este punto a muchas se os han puesto los ojos como platos, pero no queremos escribir paja y no contar nada. Este punto hace que nadie se fije en la marca, sino que ve esa coletilla.

Si tu nombre es muy random no entres en pánico, no tiene porqué ser tu nombre. Supongamos que Rosalía hace una marca a la que llaman “Bijoux by Rosalía”. Aquí lo importante no es qué sino quién. Pero al resto de los mortales no nos conoce ni el vecino. Por eso es importante que el nombre refleje para quién es el producto en lugar de quién lo elabora. Ya tendrás tiempo de contar quién eres en tus redes sociales y tu página web.

via GIPHY

Ya existe

El punto anterior suele ocurrir porque el nombre que hemos pensado lo tiene dos de cada tres españoles. Si la creatividad se ha desbordado hay dos en total. ¡Pero ya existe! ¿Quién ha dicho que el precioso arte de darle nombre a las cosas era fácil? Es muy complicado. Por eso vas a tener que descartar muchas opciones y no pasa nada.

Tienes que buscar, pensar, descartar y continuar.

Vas a tener que comprobar las redes sociales y los dominios web. ¡Pero cuidado! Si vas a necesitar web no consultes jamás en los portales que suelen aparecer en la primera página. No serás la primera a la que le hayan quitado el dominio que buscaste. Y no es porque muchos se están peleando por tu nombre sino que el mismo portal lo bloquea para vendértelo a un módico precio. Puedes verlo sin miedo en http://dominios.es que es un portal del Estado. Sólo podrás ver los terminados en “.es”, pero te servirá para indagar.

via GIPHY

No a la Ñ

Cuidado con el uso de la Ñ. No vas a poder usarla ni en el dominio de tu web ni para el usuario de redes sociales:

DISENO

PINA

UNA

BANO

ENSENA

MUNECA

NINA

SENORA

SUENO

CARINO

No mola, ¿verdad?

via GIPHY

Gramática random sí

Todo se resume en: ¿cuántas veces vas a tener que repetir y deletrear el nombre de tu marca? Presta atención a las V y B. Nadie quiere decir: “Hola, soy Vanessa con uve“. Parece obvio, pero no lo es. ¿Vas a usar la K? ¿La Z en lugar de la C? Piensa si no estás cayendo en el viejo truco de ESTO LO METO YO CON CALZADOR. Aquí lo bueno y sencillo es dos veces bueno.

via GIPHY

Pregunta

Cuando se te ocurra un nombre pregunta en tu entorno. Sin adornos, diles la palabra sin explicaciones.

¿Ana, qué es lo primero que se te viene a la cabeza al verla?

Cuanto más amplia sea la encuesta mejores resultados obtendrás. No juzgues las respuestas, lo importante es que te digan esa primera impresión. 

via GIPHY

SIGNIFICADO

Esta es la trampa mortal. No elijas conceptos o bromas que solo las entiendas tú. La marca debe reflejar los ideales de tus futuros clientes. Esto es muy fácil de ver en la cultura POP. La gente que vivió la Movida madrileña empatizará con los símbolos que hagan referencia a esa época. De la misma forma tienes que estudiar a tu entorno y preguntarte qué puedes ofrecer a los demás. 

Eso es una marca. Es un servicio público que cubre necesidades, sean de la naturaleza que sean. 

via GIPHY

¿Cambiar ahora?

Si tienes una marca con un nombre que ya tiene un recorrido da miedo. Pero si realmente crees en ese cambio hazlo. ¡No pasa nada!

A nosotros nos ha pasado también.

Reciéntemente hemos hecho un cambio de nombre y estamos implementando poco a poco los cambios físicos y estructurales. Pero, ¿por qué hemos hecho eso?

 

En un principio escogimos “Acetato de Celulosa” porque es nuestra materia prima. Creíamos que era importante reivindicarlo. Es un material en el que creemos por su origen y propiedades (Qué es y porqué usar el acetato de celulosa ) Nadie recordaba el nombre, ni a la primera ni a la segunda. 

Houston, tenemos un problema

Tomamos la decisión. Hay que cambiar. Esa búsqueda nos llevó tres largos meses, pero por fin nació Nacarelle.

Y tú, ¿cómo ves tu marca? Esperamos que hayas disfrutado de este post!

 

2 comentarios de “¿Qué nombre le pongo a mi marca?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar